¿Cómo se vive la pandemia adentro de una cárcel de mujeres?

El Youtuber Luisito Comunica realizó una investigación dentro de una prisión de mujeres de México en la que habló sobre cómo es sobrellevar la pandemia por coronavirus mientras se cumple una condena.

A través de un video que publicó en su canal oficial de YouTube, entrevistó a varias reclusas que contaron cómo están sobrellevando esta situación, cuáles son los momentos más difíciles dentro de la prisión y qué están haciendo para hacer que el tiempo pase más rápido.

“Se ha visto un poco tensa la situación por nuestra familia que está allí fuera. A nosotros aquí nos ha bajado mucho el trabajo. Dependemos de nuestro trabajo para poder solventar nuestros gastos.  Entonces ahorita con esta situación del Covid-19 nos ha bajado el trabajo digamos que un 70 por ciento”, contó una de las reclusas entrevistada por Luisito.

Las mujeres privadas de su libertad de esta cárcel tejen a mano muñecos de lana para venderlos y poder ganar dinero que las ayuda a solventar sus gastos dentro de la prisión y enviarles dinero a su familia. Sin embargo, como en todo el mundo, las ventas bajaron y los ingresos son menores.

“Por el momento no hay actividades, solo nada más deportivas, que yo me imagino que para controlar el estrés que cada una está viviendo por el problema que estamos pasando. Pero actividades educativas o psicológicas en casos necesarios de que una compañera se sienta mal, pero en otro aspecto no hay. Ahorita como no tenemos esto, pues, ¿qué hacemos? Nos está atacando de una forma emocional, porque pensamos en nosotros, en como está la familia y la familia se preocupa por nosotros y entonces necesitamos un poco de trabajo para mantenernos ocupadas y no estar enfocadas tanto en la pandemia”, aseguró Paula.

Aunque depende del caso particular de cada una, solo pueden ir a visitarlas familiares que no estén dentro de la población de riesgo y que no sean vulnerables al virus.”Nos están dando la oportunidad de recibir una sola visita por persona los sábados o domingos, dependiendo que día corresponda”, explicaron.

Para finalizar, Luisito habló con otra reclusa llamada Magalí, que relató lo difícil que se está haciendo atravesar este momento: “Es una situación que nos pone anímicamente mal porque es encierro y más encierro. Ya no tenemos actividades y no pueden entrar muchas personas a la institución. No hay actividades como las que teníamos comúnmente. Es una impotencia tremenda”.

Compartir

Deja un comentario