¿Por qué todos están hablando de Noah Centineo y su aspecto?

El actor se convirtió en uno de los más queridos luego del papel que interpretó en «A todos los chicos de los que me enamoré», el film de Netflix en el que él encarnó al dulce y amado Peter Kavinsky. Luego, los éxitos siguieron para él y ahora es reconocido como uno de los actores adolescentes favoritos.

Sin embargo, en las últimas horas, Noah Centineo se hizo tendencia y no exactamente por un tema laboral o por el estreno de algún nuevo trabajo, sino que por su aspecto físico. Sus fanáticos alrededor de todo el mundo comenzaron a publicar nuevas fotos y videos del actor, luego de que hizo un Instagram Live.

Como todas las personas que están atravesando la cuarentena saben, es normal sufrir cambios físicos en un periodo de incertidumbre y aislamiento. Noah se dejó crecer la barba y el pelo y ya no se ve como lo hacía en sus películas. Esto parece que hizo escandalizar a muchos, quienes compartieron a través de Twitter diferentes mensajes.

«¿Qué le pasó a Noah Centineo?», «Pasó de ser un dios del Olimpo a un chico promedio», «Si Noah puede verse como un indigente durante la cuarentena, yo también», rezaban algunos de los comentarios publicados en la red social.

La discusión abrió de fondo un debate un poco más importante y profundo: ¿por qué todos creemos que tenemos el derecho de hablar del aspecto físico de los demás?. No importa si sean actores de Hollywood, famosos de las redes sociales o personas que conoces por tu vida cotidiana, todos merecen el mismo respeto.

Hacer comentarios y juicios sobre los cuerpos ajenos, no genera nada constructivo. Decir que Noah Centineo está arruinado solo por verse distinto, impone una cultura que deja entrever que es más importante ser bello y hegemónico que una buena persona o hacer un trabajo de calidad.

Seguir perpetuando estereotipos de belleza y darle valor a una persona por su aspecto, no es algo que deberíamos continuar aceptando como normal. Al contrario, es un momento para poder aprender a ser más respetuosos, empezar a usar más la empatía y crecer como sociedad.

Noah es un ejemplo de que sucede constantemente en las redes sociales. Ocurre por igual a hombres y mujeres, sean o no famosos. La próxima vez que se nos venga la idea de decir en voz alta algo sobre el cuerpo de otros, podemos hacer un ejercicio y pensar: ¿suma en algo mi comentario? ¿cómo se va a sentir la otra persona al respecto?

Compartir

Deja un comentario